Taladrillo de los Forestales

 

Centro Regional
Patagonia Norte
Estación Experimental Agropecuaria Alto valle

Algunos aspectos de su biología, detección y manejo de las poblaciones

 

Viernes 17 de Septiembre de 2004 - Año II - Nº 6


¿Qué es el taladrillo?

 

¿Qué tipo de daño produce?

 

Ciclo de vida

 

¿Cómo se detectan las galerías?

 

Especies susceptibles de ataque

 

Disminución de poblaciones

 

Un ejemplo no tan hipotético

 

¿Qué se puede hacer ?

 


 

 

 

¿Qué es el taladrillo?

 

Megaplatypus sulcatus Chapuis, conocido vulgarmente como
“barreno o taladrillo de los forestales“, es un coleóptero que produce
severos daños en plantaciones forestales y frutales perforando el tronco
de los árboles, debilitándolos o inutilizando su madera.

subir

 


 

¿Qué tipo de daño produce?

 

Este insecto construye galerías hacia el centro del tronco. El diámetro de las mismas no supera el centímetro. Los ataques del taladrillo de los forestales se evidencian en árboles en pie, sanos, preferentemente en troncos con un diámetro mayor a los 20 cm y un contenido de humedad mayor al 50%, aunque en condiciones de ataques severos, árboles de menor diámetro son igualmente susceptibles. Los árboles caídos o secos no se ven afectados por la plaga por lo que no aportarían un riesgo extra para la dispersión del insecto.

subir

 


 

Ciclo de vida

 

Los machos son los responsables de iniciar las nuevas galerías. En el Alto Valle los vuelos comienzan a mediados de Octubre y culminan en Abril-Mayo; excepcionalmente se observan vuelos en el mes de Junio. La mayor incidencia de la plaga se observa en Diciembre y Enero.

Es posible observar en las galerías iniciadas la presencia de un aserrín grueso producto de los cortes realizados por los machos con sus mandíbulas. Una vez finalizada esta etapa, producen feromonas sexuales para atraer a una hembra con la que copulan y continúan taladrando hacia el interior del tronco.

Aquí realizan dos funciones: por un lado siembran esporas de un hongo y por otro, se dedican a la colocación de huevos. Los hongos desarrollados en el interior de las galerías servirán de alimento a los estadios larvales futuros. Estas características definen a la especie como

“Xilo-micetófaga” ya que comparte los hábitos de alimentarse de madera y también del hongo. Pasado un año, las larvas de último estadio construyen una celda donde se transforman en pupas y luego en adultos abandonando la galería por donde ingresaron sus progenitores. Es importante destacar que de cada galería pueden emerger por temporada más de 200 individuos adultos.

subir

 


 

¿Cómo se detectan las galerías?

 

El signo más evidente de ataque de taladrillos es la característica presencia de savia “chorreando” por los troncos durante los meses de primavera-verano, coincidiendo con los momentos de conducción de savia en el interior del tronco.

En algunos casos este fenómeno no es observable, por tanto es necesario revisar los troncos para localizar los orificios de entrada de las galerías. En alamedas es factible detectar galerías desde el nivel del suelo hasta una altura de 10 metros o más. En aquellos casos donde se cuente con cortinas rompevientos doble se debe tener especial cuidado en observar el lado “interno” de las alamedas.

Otro signo característico es la presencia de aserrín fresco sobre la galería o en el piso. La presencia de aserrín “grueso” indicará un ingreso reciente de los adultos mientras que, el aserrín “fino”, es característico de la presencia de larvas al interior del tronco.

subir

 


 

Especies susceptibles de ataque

 

La gama de huéspedes del taladrillo es amplia. Esta especie no discrimina ejemplares de arbolado público (fresnos, olmos, plátanos, eucaliptos, acacias), forestales (sauces, álamos y pinos) ni tampoco las plantaciones de manzanos y perales.

subir

 


 

 

Disminución de poblaciones

Una buena práctica para disminuir los niveles poblacionales de taladrillo es la colocación de trampas de captura de adultos en las galerías. Cualquier tipo de recipiente puede ser colocado sobre las galerías a fin de retener los adultos en su interior.

La colocación de trampas debe realizarse preferentemente en los meses invernales a fin de poder detectar la mayor cantidad de galerías. Al finalizar los períodos de vuelo de adultos (Mayo-Junio), se deberá retirar la trampa y eliminar los adultos capturados.

Con la realización de este tipo de práctica cultural es posible disminuir los niveles poblacionales de la plaga en un 50-70% y en algunos casos, el 100%.

subir

 


 

Un ejemplo no tan hipotético

En una cortina de álamos híbridos (Populus x Euroamericana) cv. Conti 12 se determinó que sobre un total de 350 galerías iniciadas, sólo el 6% fueron activas en la temporada siguiente. Se observó además que de cada una de ellas se capturaban unos 150 individuos en promedio en una proporción de sexos 1:1.

Se puede estimar entonces que pasado un año, con esos niveles de población, las galerías activas ascenderán a 60 y el número de individuos recapturados estará en el orden de los 8500 ejemplares.

Siguiendo con esta lógica, el crecimiento de las poblaciones a lo largo del tiempo será exponencial siempre que se mantengan las condiciones del medio o no haya otros factores que las regulen.

subir

 


 

¿Qué se puede hacer ?

 

Control químico:

Consiste, básicamente, en el uso de productos químicos de síntesis pulverizados sobre los troncos o la introducción de insecticidas en galerías o troncos.

En el primer caso se ha demostrado que muchos productos de uso frecuente en la zona ejercen una importante merma en los niveles poblacionales de taladrillo. El asperjado de troncos con manguera (utilizando soluciones de clorpirifós 48% al 0,2%, o carbaril 425 g/100 l o deltametrina 5% al 0,1%,) al comienzo de los vuelos de los adultos, permite disminuir notoriamente las poblaciones de taladrillo. Otros productos como el metil azinfos y lambdacialotrina utilizados en las dosis recomendadas para carpocapsa han demostrado también su eficiencia.

Trabajos realizados en Mendoza demuestran que la aplicación de cal espesa (20%) y azufre disuelto (1-2%) sobre los fustes en dos aplicaciones anuales, permiten disminuir los daños producidos en un 90%.

Otra metodología utilizada es la colocación de cápsulas de Acefato en los troncos. En este caso, el objetivo del tratamiento es la eliminación de las larvas al interior de los troncos.
Todos estos productos pueden a su vez ser inyectados directamente en las galerías.

En aquellos sitios donde se están empleando prácticas de manejo de producción orgánica es posible el uso de productos como la ryania o piretros naturales. Sin embargo, éstos no demostraron una eficiencia superior al 60% en condiciones de laboratorio.


Control cultural:

Esta metodología se basa en la utilización de herramientas mecánicas o en prácticas humanas que colaboran en la disminución de los taladrillos.

Algunas de las medidas culturales más eficaces para disminuir los efectos nocivos de esta especie son los factores preventivos como el mantenimiento de niveles correctos de fertilización y un adecuado riego de las parcelas. Estas prácticas colaboran con la sanidad de las plantas, ya que favorecen una buena conducción de savia por los vasos inhibiendo el desarrollo de estadios larvales al interior de los troncos.

Otra práctica utilizada con muy buenos resultados es la obturación manual de galerías. Ésta consiste en colocar pequeños tacos de madera u otro material resistente, dentro de las galerías. El método es eficiente si los tacos se colocan en aquellas galerías recién hechas (con aserrín “grueso”). Por tanto, es indispensable realizar esta tarea durante los meses de vuelos de adultos.

La dificultad principal radica en el reconocimiento de este tipo de galerías. Si la práctica se realiza en tiempo y forma se evitará el encuentro entre los sexos o la salida de machos que inician galerías. Como ya se mencionara, otro método de disminución de poblaciones es la colocación de trampas de captura sobre galerías.


Es importante destacar la revisión periódica de alamedas y frutales a fin de detectar lo antes posible las galerías e implementar a corto plazo alguna tarea de control. Así se evitará la dispersión de la plaga y daños futuros a gran escala.

subir

 


Si Ud. desea la versión impresa de éste boletín, puede retirarlo en la Biblioteca de la EEA INTA Alto Valle.

 

 

Para suscribirse al boletín envíe un email aquí
Para cancelar su suscripción envíe un email aquí

 

Este boletín fue realizado por:

L. Cichón
A. Giayetto
D. Fernández
S. Garrido
R. Gómez
M. Muñoz
D. Ibarra

 

Grupo Manejo Integrado de Plagas
E-mail: lchichon@correo.inta.gov.ar

INTA ALTO VALLE


Edición
Elvia Contreras

Sección Comunicaciones INTA Alto Valle


Diseño
Jose Luis Vecchi

Comunicaciones Centro Regional Patagonia Norte

 

Editado en agosto 2004, en:
Estación Experimental Agropecuaria INTA Alto Valle
Dirección Ruta Nacional 22 Km.1190
Clmte. Guerrico - Río Negro - Argentina.
Dirección Postal: C.C. 782 (8332) Gral. Roca, Río Negro.

Tel. 02941- 453501/502/503 Fax: 02941- 453500
e-mail: ealtova@correo.inta.gov.ar
Pag. Web: www.inta.gov.ar/altovalle

 

(c) Copyright 2004 INTA - Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Todos los derechos reservados.